¿Qué es el ALCA?

El gobierno y las monopólicas empresas transnacionales norteamericanas, respaldas por los gobiernos lacayos y algunos sectores empresariales de América Latina y el Caribe, han estado promoviendo activamente desde 1994, la creación del más grande bloque comercial en el mundo, el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

En ese bloque habrían de estar incluidos 34 países, cubriendo un territorio que va desde Alaska hasta Tierra del Fuego.

La ejecución de ese proyecto tendría obviamente un enorme impacto en las vidas de los 800 millones de personas que vivimos en este continente. Sin embargo, muchos de nosotros jamás tuvimos noticias de su existencia, durante muchos años el resultado de las negociaciones se mantenía en secreto y ni siquiera los parlamentarios de los diferentes países han sido informados y mucho menos consultados.

El ALCA fue lanzado en 1994, en la Primera Cumbre de las Américas realizada en Miami, cuando el presidente estadounidense invitó a 33 jefes de gobierno - a todos menos Cuba - para crear una agenda común para el futuro de las Américas.

La prioridad fundamental en esta agenda fue el libre comercio y la expansión a toda América de la experiencia del TLCAN (Tratado de Libre Comercio para América del Norte, conocido además por sus siglas en inglés, NAFTA) que incluye a Canadá, Estados Unidos, y México.

A partir del lanzamiento del ALCA, se inició un complicado y duro proceso de negociaciones que ha durado 10 años, con eje en las reuniones anuales que mantienen los ministros de economía de los países participantes del proceso de constitución del bloque comercial. Otros temas complementarios, por ejemplo en los planos políticos y militares, forman parte de estas negociaciones.

La meta del gobierno norteamericano y sus incondicionales era aplicar el ALCA en todos los países del continente, excepto Cuba, a partir de enero de 2005, pero actualmente (abril del 2004), los sucesivos desencuentros en las negociaciones hacen dudar de que ese plan pueda llevarse a cabo en los términos y con la profundidad inicialmente concebida.

La creación del ALCA, al igual que el fallido Acuerdo Multilateral de Inversiones y la Ronda del Milenio de la Organización Mundial del Comercio (boicoteada por miles de activistas en la ciudad de Seattle en noviembre de 1999) forman parte de una agenda global de liberalización del comercio que ha tenido, en donde se ha aplicado, a las grandes corporaciones transnacionales como grandes ganadores, a expensas de la gran mayoría de la población, el medio ambiente, y la equidad social.

Tres ejemplos de lo que persigue la agenda del ALCA:

Inversiones


Generación de acuerdos internacionales que limiten la capacidad de acción de los gobiernos nacionales sobre su propia economía, medio ambiente y sociedad.

Creación de normas comerciales supranacionales que limiten la capacidad de acción y control de los gobiernos nacionales sobre las actividades de los inversores.

Las corporaciones transnacionales pretenden usar los acuerdos comerciales, y la amenaza de emigración de los capitales, para forzar a los países a reducir sus estándares de protección laboral, del medio ambiente, la salud y la seguridad. - Para atraer las inversiones los gobiernos deben reducir los costos salariales e impositivos de las corporaciones al mínimo.

Deuda y finanzas

Los bancos pretenden que el FMI y el Banco Mundial continúen aplicando los programas de ajuste estructural en los países endeudados para garantizar el pago de los intereses sobre deudas que nunca podrán saldar. - Los programas de ajuste estructural fuerzan a los países a cortar los programas sociales y económicos para pagar los intereses de la deuda a los acreedores extranjeros.

Las corporaciones pretenden limitar la acción del gobierno tendiente a regular los flujos de capitales especulativos en sus países.

Agricultura

Las grandes corporaciones agrarias pretenden mayores mercados no solo para los cultivos tradicionales, sino también para alimentos genéticamente modificados, que hacen a los agricultores dependientes para la obtención de semillas, fertilizantes y pesticidas (castigando a los pequeños productores en todo el mundo). Los países latinoamericanos y caribeños deberán enfrentar en sus propios mercados nacionales la competencia de los exportadores agrícolas norteamericanos que, además de las diferencias abismales en tecnología y productividad, están amparados por un subsidio gubernamental de miles de millones de dólares anuales.

¿Qué dificultades enfrenta el ALCA?

Los desencuentros en las negociaciones han provocado en los primeros meses del 2004, sucesivas postergaciones de la segunda vuelta de una fracasada reunión en Puebla, México, y se ha convertido en lugar común la idea de que las negociaciones se han estancado y que no será posible tener listo el llamado acuerdo de “libre comercio” continental para enero de 2005.

En la actualidad y luego del surgimiento de los gobiernos de Lula da Silva en Brasil y Néstor Kirchner, en Argentina. Se hicieron problemáticos algunos contenidos de la agenda del ALCA, como los que se refieren a la agricultura, los servicios, los derechos de propiedad intelectual y las compras gubernamentales.

Es indudable que el MERCOSUR al elevar notablemente su protagonismo tras las nuevas presidencias de Argentina y Brasil, ha avivado la discusión de las contradicciones con el proyecto norteamericano.

En las últimas reuniones del año 2003 y 2004 se ha observado, de un lado, la intransigencia de Estados Unidos para discutir los subsidios agrícolas que quiere imponer y, del otro, la táctica seguida por el bloque del MERCOSUR, que tiende a postergar un compromiso decisivo respecto al ALCA.

Para muchos, esas posiciones encontradas parecen ser capaces de impedir que el ALCA entre en funcionamiento en enero de 2005, tal como anhela EE.UU.

Esta certidumbre les hace pensar con demasiado optimismo en la derrota del proyecto continental anexionista diseñado por Estados Unidos, sin tener en cuenta el verdadero significado del concepto "ALCA light " que cobró fuerza en la reunión de los ministros de Comercio del Continente, efectuada en Miami, en noviembre del 2003

No se puede dejar de observar que entre los países negociadores solo uno, Venezuela, ha venido enfrentando el ALCA con un discurso explícitamente crítico, denunciando la naturaleza hegemónica y explotadora del proyecto.

Otros pocos países, sobre todo Brasil y Argentina, han tenido una actitud reticente pero cuidadosamente no ideológica, y esa línea se corresponde con la idea de un "ALCA light ", un acuerdo hemisférico global que, como se ha definido, establezca compromisos superficiales para todos, sin afectar los temas más sensibles, a la vez que se complementaría con acuerdos bilaterales, a la medida de los intereses estadounidenses, que irían creando un cerco bloqueador contra el desarrollo del propio MERCOSUR.

Cuando faltan solamente meses para enero del 2005, ya están ejecutándose, o están firmados, o muy adelantados, los Tratados de Libre Comercio de Estados Unidos con México, Chile, las naciones centroamericanas, República Dominicana, Colombia, Panamá, Ecuador y Perú.

Por tanto, es bastante probable que se firme el ALCA en el plazo fijado, lo cual, aunque se presente como un acuerdo general de compromisos vagos, sería perfectamente funcional al interés de las transnacionales y del gobierno norteamericano, quienes llevarían a cabo una ofensiva de acuerdos bilaterales más asimétricos aún que el ALCA y en condiciones de mayor docilidad ante el viejo método de garrote y zanahoria.

Las organizaciones populares que lideran la lucha contra el ALCA han advertido que no debe haber ilusiones en cuanto a la “defunción” del ALCA, ensoñación que solo puede tener un efecto desmovilizador en la lucha contra el "libre comercio" y el neoliberalismo, el modelo que ha empobrecido y expoliado a nuestros pueblos hasta el límite de lo insoportable.

Las grandes batallas de los pueblos, afirman, no se ganan en las reuniones de negociadores, sino en las calles, allí donde la acción de las multitudes se hace la única fuerza a la que realmente temen los poderosos patrocinadores del ALCA.

 
Artículos Relacionados
10 razones para oponerse al ALCA

ALCA: una necesidad estratégica de los Estados Unidos
Manuel Salgado Tamayo

ALCA y militarización, dos caras de un mismo proyecto hegemónico
Carlos Fazio

La Doctrina Monroe y otros antecedentes históricos del ALCA
Manuel Salgado Tamayo

Las tareas del Comando Sur y la implementación del ALCA

ALCA: Del relato oficial a la realidad
Atilio Borón

ALCA, deuda externa y militarización: tres ejes de un mismo proyecto
Martha Cecilia Ruiz

El ALCA dentro de la estrategia hegemónica de Estados Unidos
Carlos Alzugaray Tetro

Nueva etapa en la batalla contra el ALCA
Osvaldo Martínez

El agua: otro objetivo del ALCA
Renato Recio

El ALCA más allá de la economía
Atilio Borón

El ALCA y el agua
Alberto D. Muñoz

Energía y medio ambiente en las negociaciones del ALCA
Ramón Pichs Madruga

La disputa por el gas y el petróleo en el marco del ALCA
Gustavo Castro Soto

El agua y la privatización del agua
Aurelio Suárez Montoya

El ALCA y la codicia energética de los Estados Unidos
Renato Recio

Colombia: la confiscación a través del ALCA
Jorge Enrique Robledo

ALCA y TLCAN tienen los mismos propósitos que la guerra
Peter Rossed

El Plan Colombia no puede separarse del ALCA
Joaquín Rivery Tur

El ALCA facilitaría la rapiña sobre el agua
Gustavo Castro Soto

 
Home